PERROS – JUNIO 2019

By Basotxo In Basotxo No comments

PERROS

 

EN ARETXABALETA ¿CIUDAD AMIGABLE CON LOS MAYORES (Informe) de setiembre de 2013 recogíamos al tratar el tema “cuidadores de perros”:

Hay cuidadores de perros que son muy descuidados (quizá otra calificación sería más adecuada). Los perros que “cuidan” descargan habitualmente sus heces en las áreas que hemos calificado antes de parques y espacios verdes.

 

Todas las personas gozamos de lo verde; quizá más los mayores y los niños. Tropezar, pisar, simplemente ver, los restos que han dejado los cuidadores no es agradable.

 

No estamos condenando la posesión de perros y el sacarles a pasear; estamos denunciando la falta de higiene y de educación de los que no recogen lo que sus perros dejan.

 

Dejamos también constancia de que los perros calificados como peligrosos deberían de ser obligatoriamente objeto de una vigilancia estricta y sin fisuras. En este caso el problema no es solamente un asunto de higiene.

 

Pero, además de educación por parte de los cuidadores, se hace necesaria una vía de solución sencilla, que impida una justificación para no usarla. Hemos oído y visto opciones que funcionan en otros pueblos: sitios señalados y balizados para ese uso exclusivo, lugares con bolsas y recipientes adecuados … Señalamos que preferimos que sean los dueños de los perros quienes compren las bolsas.

 

Nos referíamos a los cuidadores de perros porque en ellos estriba estrictamente la responsabilidad sobre la actuación de estos animales. Ya entonces apuntábamos en líneas de actuación, pero, en esta revisión, y dado que la población de perros ha aumentado, creemos, de manera muy importante en Aretxabaleta, hemos profundizado más en el tema, tratando de llegar a conclusiones más visibles o más concretas y, seguramente, más exigentes.

No tenemos dudas sobre el bien o las ventajas que puede aportar la posesión de un perro a muchas personas. No tenemos dudas sobre los servicios, y los aplaudimos, que pueden aportar estos animales, pero tiene que estar claro que la tenencia de perros no puede invadir el respeto a los demás, no se puede interferir generando molestias y/o problemas. Siempre, por supuesto en línea de entendimiento.

En la reunión del 16 de noviembre de 2017 apuntábamos:

 

Lo de los perros y sus cuidadores merece capítulo aparte. La población o su aparición en la calle ha aumentado. Es cierto que vemos a cuidadores que cuidan y recogen sus heces, pero sigue siendo habitual encontrarlos en las zonas verdes y en las calles y bidegorris. ¿Cuál es la solución?

Conocemos poblaciones en las que se han delimitado zonas adecuadas para que los perros anden sin tantas limitaciones, que están adecuadas para ello. Tenemos dudas si en nuestro pueblo hay alguna zona reservada con este fin: creemos que el terreno situado en la margen izquierda del río, a la salida del pueblo, está reservado para ello, pero no lo tenemos claro. Y, si así fuese, debería de haber alguna indicación que lo anunciase.

Vemos también que en la falda verde que hay entre Txarapea y el río se suelen concentrar muchos perros, pero no sabemos si es casual.

Los perros peligrosos deben de ir siempre atados y con bozal. Y al día de hoy no es siempre así.

En las reuniones de contraste con el Ayuntamiento, éste asumió el compromiso siguiente:

Nos comprometemos a revisar la ordenanza sobre la custodia de los perros e incidiremos en aumentar la vigilancia de la policía municipal con el fin de mejorar la convivencia.

No ha sido sencillo profundizar en la reflexión y por eso, y con ánimo de facilitar la participación, la expresión de ideas, hemos elaborado juna encuesta al respecto y respondido a cada pregunta en diálogo / conversación de grupo.

Antes de entrar en el desarrollo de nuestras ideas, queremos dejar recogidas dos informaciones de estos días que dejan clara la importancia que hoy tiene la población de perros:

  • A nivel del estado español, el número de perros censados sobrepasa la población de personas entre cero y 15 años.
  • En Aretxabaleta hay tantos perros censados como socios de Basotxo (casi mil).

Y también queremos dejar constancia de que en el Grupo de Trabajo solamente hay dos personas que tienen experiencia de tenencia de perros, y, además, de manera transitoria.

En el grupo solo hay dos personas que tienen una experiencia de tenencia de perros, que fue transitoria. Junto a este diagnóstico o informe propositivo podría o debería la voz de las personas que tienen perros. Lo que sigue es nuestra opinión, que también ha querido tener en cuenta la opinión de aquéllos.

 

  • Los cuidadores de perros deben de llevar siempre amarrado al animal, independientemente de cuál sea su tamaño, raza o condición, salvo en las áreas previstas para que anden sueltos.

 

  • Zonas para perros sueltos
    • Debe de haber zonas concretas para perros sueltos en el entorno del pueblo; quizá en número de tres.
    • Por una parte, son necesarias cerca de los domicilios; y por otra, lejos o distantes, donde puedan correr, …
    • Deben estar bien señalizadas, y recordando las normas vigentes para la tenencia de perros.
    • Cerradas, con altura suficiente como para hacer desistir del paso por encima.
    • Deben contar con bancos para los dueños, con iluminación, fuente para las personas y agua para los perros.
    • Debe haber papeleras para poder cumplir la obligación de recoger los excrementos.
    • Respecto de quién debe pagar los gastos derivados de las instalaciones, pensamos que sería interesante que hubiera un impuesto / cuota anual a pagar por los dueños de los perros, sin ánimo de cubrir todos los gastos, pero sí con ánimo de que el propietario sea consciente del costo. En esto sería conveniente ir de acuerdo con los municipios del entorno.

 

  • Censo de perros

Nos informan (Policía Municipal) que en el censo de perros constan:

  • Perros censados 078
  • De caza                447
  • De defensa      83
  • De lujo y compañía    481

En el total hay 33 PPP.

(Los números recibidos, o apuntados, no cuadran, pero no le vamos a dar importancia) No sabemos si existe una exigencia suficiente y una buena práctica para dar de alta y de baja a un perro, tanto en el entorno rural como en el urbano. Tenemos claro que debe de existir un censo riguroso y exigente.

 

  • Establecimientos o zonas prohibidas a perros:
    • Tendrá que haber señalización con normas en los sitios en que sea necesario
    • No pueden estar en sitios públicos donde
      • Se manipulen o elaboren alimentos
      • Haya aglomeración de personas
      • Juegos infantiles
      • Zonas verdes que usan las personas para el ocio
    • Debería haber sitios de “amarre” a la entrada de los sitios prohibidos para perros.

 

  • En cuanto a educación-concienciación, consideramos
    • Nos parece imprescindible que haya una campaña de educación de los dueños.
    • Exigencia del conocimiento de las normas vigentes
    • En el momento de dar de alta a un perro en el censo, debería haber una comunicación, necesidad de recoger las normas, … Quizá una charla y, por supuesto, exigencia.
    • En la exigencia de un carnet para tener un perro, no nos ponemos de acuerdo: vemos que tendría ventajas para la sociedad, pero también vemos que podría ser demasiada exigencia; la bicicleta, por ejemplo, no requiere de permisos para su uso, y sí es peligrosa; el carnet sería necesario para el dueño y para todo aquél que saliese con el perro a la calle …

 

  • Respecto de la necesidad de un carnet que certifique la preparación personal para disponer o conducir un perro, a la vista de las informaciones recibidas, respecto de la obligación implantada en algún país y la legislación vigente teóricamente en nuestro país, consideramos: que el carnet debería ser obligatorio para disponer o conducir un PPP (perro potencialmente peligroso)
  • En los demás casos creemos que sería una exigencia excesiva
  • Pero en todos los casos el perro debe ser conducido amarrado
  • Y, por supuesto, con bozal los PPP

 

  • Campaña de información: creemos que debe existir:
  • En primer lugar, para recordar personalmente las normas vigentes a todos los dueños de perros.
  • Recordándolas en las zonas señaladas para la suelta de perros
  • Trasladando la norma (documento) a todas las personas que vayan a censar un perro (siempre partiendo de la base de que el censo es estrictamente obligatorio)
  • También sería bueno hacer una comunicación general al pueblo por los cauces habituales u otros que puedan ser más eficaces.
  • Recodar el tipo de sanciones y su cuantía, en caso de incumplir las normas, también será de interés.

 

  • PPP: partimos de la base de que están identificadas en la ley las razas consideradas peligrosas, a pesar de que es creencia generalizada que el peligro de un perro depende de la educación que se le haya dado. Pero, a pesar de la educación, creemos que un PPP siempre entraña peligro.
    • Creemos que los PPP deben de estar claramente identificados con algún distintivo visible.
    • El propio veterinario, y en el momento de darle de alta en el censo, se debe exigir al dueño cumpla con la norma de identificación.

 

  • Sanciones: nos parece evidente que la exigencia del cumplimiento de las normas y las sanciones en caso de incumplimiento deben tener, por lo menos, el mismo rigor que en el caso de los coches.

 

 

 

 

Aretxabaleta, 7 de junio de 2